Crónica de una cuarentona en cuarentena

Un mensaje muy temprano me avisaba que estos tiempos “complicados” estaban en puerta.

-Surte tu despensa y prepárate para aproximadamente dos semanas de encierro, coronavirus is comming.

Tengo la despensa necesaria para esta loca alma distribuida en pequeños anaqueles de mi aún más pequeño y encantador hogar.

Varios enlatados que al final no me hacen feliz, pero, en  una batalla contra zombies me alimentarían 7 días; no soy creativa ni arriesgada en la cocina, mi paciencia y mi alacena no tienen  lo necesario para aferrarme a esa disciplina, siempre quiero escapar de lo que implique ir despacio, aunque francamente creo que aprender a respirar e ir despacio me salvaría la vida de adulto que intento llevar.

Me preparé para poder pasar estos días que parecen inciertos, mejor dicho más inciertos, pero en ése aviso no decía que comprara algo para entretener a los demonios internos.

Crónica una cuarentona en cuarentena, y los demonios que la acompañan

Estoy acostumbrada a hablar con ellos, muchos días, muchas noches, muchos kilómetros charlando con ellos y negociando la calidad de mi vida. Ahora, que ya  les quité  el arriendo permanente de mi alma, a veces vienen de visita, no entienden que la sana distancia aplica también para ellos.

Charlé con mis demonios, y a veces  vienen de noche, lo sé porque el estómago me avisa que algo pasa y no logra aquietarse,  ya no batallo, sólo respiro y dejo que fluyan, ya no llegan a mi mente, se quedan atorados  ahí en el estómago y se van.

Muchas noticias, muchos opinólogos, muchos de todo, que se quedan bloqueados al cerrar la tapa de la computadora, de eso me quedo con la parte que me toca, entender la importancia de seguir aquí, donde elegí pasar la cuarentena, abrazando la soledad que me da mi hogar, incluso, abrazando y aprendiendo del mundo de opciones ante esta falta de “libertad”.

Y ante esta falta de libertad, voy liberándome, del miedo al futuro, de inseguridades profesionales. Irónicamente es este momento donde la opción de no ir al gimnasio no existe, estoy todos los días lista a las 8:30 am para tomar clases de yoga con Yoguían, donde la  opcion de salir  y comer las cosas que se me antojan no están, perfecto, cuido mi alimentación y esa dieta que siempre quiero retomar se presenta como la ideal ahora, la opción de ir al curso,  y el curso viene a mi, porque ahora está  en línea (gracias Domestika), de darle un giro interesante a la profesión y jugártela, porque no hay nada que perder.

Me sorprendo disciplinada, trabajando en un proyecto hasta las 3:00 am, enfocada y entusiasmada de los talentos que voy reconociendo en mi, me sorprendo bailando como si no hubiera mañana, desgastando el cuerpo, desgastando el alma “porque el baile libera”, me sorprendo mirándome al espejo desnuda y veo  a alguien más enamorada de sí misma, no cuando tengo la panza inflamada, me toco, miro las manchas, los lunares, las estrías, los rollitos, la divina piel que tengo, mis rizos sin fijadores y enredados, mis rizos más rebeldes que yo, las manchas de maquillaje mal limpiado por las mañanas, recorro el espejo por mi sexo, curioseo,  miro todo, huelo todo, necesito reconocer  el cuerpo que habito.

Me sorprendo paciente, intentando armonizar conmigo, lejos del mundo virtual donde parece una pelea de todos contra todos y abrazo mi soledad, mi encierro, mis miedos, mis opciones, esperando que el México que todos conocemos tire esa basura divisional y hacemos parte que nos toca.

Son 11 días ahora y me asusta que la paciencia no resista, que mis abrazos no resistan, por ahora ha funcionado, incluso después de dos años mis vecinos por fin se notan; hoy toca fluir y crear, parece que este tiempo sin opciones es la ocasión perfecta para crecer, porque no va a haber de otra, porque ahora no hay de otra, toca salir y hacer frente a lo que venga, al final esta no será la primera vez.

Parece que sí soy un adulto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s