Un día de esos…

Decidí regalarme la mañana, los ojos se cerraron un par de horas antes de salir el sol con un solo objetivo, hoy no  hay prisa, no hay complejos, no hay culpas, hoy hay sueño y ganas de nada sumado a un poco de vanidad buscando que los ojos dejen de  delatar las muchas noches de  largas conversaciones con mi nada.

El ruido que me baña la vida hace que la vida entre a mi recámara y me recuerde que hoy no hay ganas de nada, ¿se necesitan motivos para regalarse nada? Sólo se necesita escuchar el cuerpo, las emociones y hasta las hormonas que al pisar la cuarta década me volvieron esa mujer de las que a veces hablan las revistas, esas que sienten, lloran y se revuelcan en la cama esperando a que la doble dosis de syncol le de paz  a la revolución que hay en su interior cada mes, esas que extrañan a su dos y que piden un abrazo, que aman y odian al mismo tiempo a su dos, no hay excusas para no sentir en demasía, amo el enorme privilegio de sentir, fluyo, lloro, amo, vivo de  lo que siento.

Mi nada  se convirtió en tristeza, de esas que sólo quieren salir desde los ojos, ¡demonios! ¿Soy una loca por emocionarme tener un momento así?, creí que la mala vida ya me había puesto en el sofá VIP en dónde hay cosas que importan pero ya no afecta, me recosté en ese sofá chiquitito en donde solo alguien de mi tamaño  y mediana elasticidad pueden permitirse caber hecha un bulto, lloré a la luz del sol de la tarde, lloré rico, lloré triste,  lloré extrañando, llore de soledad, lloré de emoción porque todavía tengo ganas de llorar, lloré de nada, no había motivos, habían ganas de llorar y lo amé, así que me regalé la tarde, lloré escribiendo, lloré leyendo lo que escribí.

Hoy es un día de esos en los que nada significa mucho, hoy es un día en que mi yo me devuelve esa parte sensible y conectada con el alma que tanto me gusta, hoy  me siento más humana, más vulnerable y más viva, más mía permitiéndome sin culpas,  sin complejos y sin prisa hacer nada.

Hoy soy sólo mía y de mis espacios, hoy es un día de esos  tontos,  tristes y chipilosos, hoy es un día para escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s